Santo Lignum Crucis

El auténtico fundamento y razón de ser de las Hermandades y Cofradías de la Vera+Cruz es rendir Culto público al Santo Madero donde fue crucificado Jesús de Nazaret para la salvación de todos. La Cruz nos redimió a todos.

Según la tradición, Santa Elena halló en Jerusalén la Verdadera Cruz de Cristo de la cual se repartieron por todo el mundo numerosos fragmentos a los que se les vino a denominar “Lignum Crucis”.

Santa Elena, madre del emperador Constantino, después de que su hijo obtuviera la victoria de puente Milvio (año 312 d.c.) fue a Jerusalén y ordenó las excavaciones para descubrir la cruz donde había sido ejecutado Jesucristo. Derribada una estatua de Júpiter y un templo de Venus que el emperador Adriano había mandado construir sobre el calvario, aparecieron varias cruces, siendo reconocida la de Cristo porque al contacto con una difunta esta volvió a la vida , esto sucedió en el año 335 d.c.. Se dividió en tres trozos, uno fue a Roma a la iglesia de Santa Cruz de Jerusalén. El segundo trozo a Constantinopla y el tercero se quedó en Jerusalén.

Robado por los persas (el trozo de Jerusalén), en tiempos del rey Corroes, fue recuperada y devuelta por el emperador de Oriente Heraclio catorce años después (en el 628 o 629). Entraba solemnemente el emperador Heraclio en Jerusalén con el madero, cuando le detuvo una fuerza irresistible, pudiendo continuar con el trozo de la cruz solo cuando se despojó de sus vestiduras, calzados y atributos reales, como le aconsejó el obispo de Jerusalén, Zacarías.

Por escritos de tiempos pretéritos de nuestra Hermandad, sabemos que esta poseyó una astilla de este Santo Madero, pero tras los fastos de la contienda civil en el primer cuarto del siglo XX, este desapareció.

Desde entonces, la Hermandad dejó de tener en propiedad su Lignum Crucis, no por ello dejando de rendir Culto a la Santa y Vera+Cruz en sus Fiestas más importantes.

A mediados de los año 80, y gracias a las buenas relaciones que ha mantenido nuestra Hermandad con el Cabildo Catedral, nuestra corporación era la encargada de exornar y procesionar el “pasito” del Lignum Crucis que procesionaba integrado en el cortejo de la Procesión Eucarística del Corpus Christi de la ciudad.

Lignum Crucis en la Festividad del Corpus Christi preparado por nuestra Hermandad

Igualmente, el Cabildo Catedral cedía la Sagrada Reliquia para que la Hermandad la venerara entre sus hermanos en la Solemne Función Principal de Instituto el 2º Domingo de Cuaresma.

Años más tarde, el primer organismo catedralicio decidió que el Santo Lignum Crucis presidiera el manifestador del Baldaquino de la S. y A. I. Catedral, que como bien sabemos, está dedicada a la Santa Cruz sobre las Aguas, dejando pues nuestra Hermandad de dar a venerar la Reliquia perteneciente a nuestro primer templo.

La Hermandad entonces, huérfana de su Lignum Crucis, consigue darle Culto a través de una Reliquia del Santo Madero propiedad de una familia gaditana muy allegada a nuestra Hermandad, que consta con su correspondiente “Auténtica”.

Este Lignum Crucis se daba a venerar tanto en las Fiestas Principales de la Hermandad como en la tarde noche del Lunes Santo.

A este respecto, en el año 1998 se decide incorporar la Reliquia en el cortejo de la Hermandad, ubicándose ante el paso del Santísimo Cristo de la Vera+Cruz, permaneciendo así hasta nuestros días aunque haciéndolo de diferentes formas.

Comenzó portándolo un hermano con las manos veladas, escoltado por cuatro hermanos que portaban cirios verdes con pinturas al óleo alusivas a la Pasión y Muerte de nuestro Redentor. Posteriormente se dejaron de pintar, sustituyéndose por un calzo de color rojo, propio de las Reliquias de La Pasión.

Buscando siempre una manera decorosa de procesionar la Reliquia, se decide hacerlo en parihuela, siendo el primer año sobre un carro a ruedas propiedad del Convento de San Francisco y más tarde sobre unas andas de madera adaptadas para tal fin.

Finalmente, en el año de nuestro 450º Aniversario, un grupo de hermanos decide costear unas nuevas andas en orfebrería, obra del Taller jerezano de D. Antonio García Falla, que se bendijo el viernes 23 de septiembre de 2016 en nuestra Capilla y estrenándose en la Solemne Procesión hasta la Santa y Apostólica Iglesia Catedral el domingo 25 de septiembre para presidir  la Misa Estacional de clausura de la XXXIII Peregrinación Nacional de HH y CC de la Vera+Cruz. En el año 2017 figuró ya en el cortejo procesional durante la Estación de Penitencia.

Bendición de las nuevas andas el 23 de septiembre de 2016

Volviendo a la Reliquia de la Cruz, nuestra Hermandad venera su propio Lignum Crucis desde el año 2007. Gracias a las gestiones de dos hermanos de la Cofradía, la Hermandad consigue volver a tener en su propiedad una astilla del Santo Madero.

En el mes de noviembre del citado año, tres miembros de la Junta de Gobierno y un hermano se desplazaron hasta las tierras cántabras, llegando hasta la localidad de Potes donde peregrinaron hasta el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, donde se venera el trozo de la Cruz de Cristo más grande de la Cristiandad.

Allí, fueron recibidos por el Custodio del Monasterio, que actualmente son franciscanos en sustitución de los Monjes Benedictinos que hasta la desamortización de Mendizábal eran los guardianes del recinto.

Accediendo a la Capilla, oraron ante el Santo Madero, pasando posteriormente la Reliquia de nuestra Hermandad por la madera de la Cruz de Lignum Crucis de Santo Toribio.

De todo ello quedó constancia mediante escrito que la Comunidad remitió a nuestra Hermandad, volviendo desde entonces nuestra Hermandad a venerar en propiedad el Santo Lingum Crucis, el auténtico fundamento y razón de ser de las Hermandades y Cofradías de la Santa y Vera+Cruz, como dijimos al inicio de este escrito.

La actual Reliquia se venera en un ostensorio particular.

Partiendo del Crucifijo que hasta la Semana Santa de 2014 figuraba en la entrecalle del paso de palio de Nuestra Señora de la Soledad, ha sido remozado y enriquecido, colocándole una nueva peana, insertándose en su interior la Teca que contiene la astilla del Santo Madero.

Así mismo, una serie de óvalos custodian también en su interior diferentes reliquias de los Santos Lugares de Jerusalén.

El trabajo de enriquecimiento y plateado fue llevado a cabo en el Taller de Orfebrería de D. Antonio García Falla, en Jerez de la Fra. [Cádiz], quien también tiene en su haber las nuevas andas procesionales como mencionamos anteriormente.

Anteriores Andas de madera

Actuales Andas de orfebrería

Actual Lignum Crucis de la Hermandad en su ostensorio

Compartir