Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com
Estar al lado

Estar al lado...

del hermano que no tiene fuerzas, del que avanza triste y cargado, del que se queda caído en la orilla, del que no puede curar sus heridas, del que no sabe hacia dónde camina.

Estar al lado...

de la situación que nos abruma, de la emergencia que surge cada día, de lo inesperado que nos desborda, de lo que todos dejan pasar de largo, de lo que se esconde para que no se vea.

Estar al lado...

de este mundo que es el nuestro, de esta realidad que es la nuestra, de este momento que es el nuestro, de esta Iglesia que es la nuestra, de este proyecto que nos hace hermanos.

Estar al lado...

de lo que está desfigurado, de lo que no tiene voz ni peso, de lo que clama abatido, de lo que es rechazado por todos, de lo que ya no sabe qué hacer.

Estar al lado...

de lo que Tú sabes y conoces, de lo que Tú quieres tiernamente, de lo que Tú buscas a cualquier hora, de lo que Tú nos propones, de lo que Tú estás siempre.

Estar al lado...

humildemente, como me enseñaste, sin arrogarme privilegios, con el corazón tierno y atento, siendo servidor de todos, como el último de tus amigos, sintiéndome tu elegido.

Estar al lado...

como hermano solidario, como anónimo creyente, como hijo querido, como aprendiz de discípulo, como compañero de camino.

Estar al lado, aunque no lo sepamos. ¡Y que venga lo que tiene que venir!

Ramón Estíbaliz, OFM
Director Espiritual