Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

El Espíritu Santo vendrá sobre ti

Vera-Cruz Cádiz

"El Espíritu Santo vendrá sobre ti" (Lc 1,35)

El día 27 de mayo celebramos la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles y "algunas mujeres", entre las que se encontraba "María, la madre de Jesús" (Hch, 1,14).

María, Madre de la Iglesia

Con la fuerza y el fuego del Espíritu Santo, el día de Pentecostés nace la Iglesia de Jesucristo. Aquella mujer a quien la fe cristiana llama "Madre de la Iglesia". La mujer y madre fiel que estuvo al pie de la cruz cuando moría Jesús está también presente cuando nace la Iglesia de Jesús.

La Iglesia, cuerpo de Cristo, es la continuación de la presencia de Cristo en la tierra a lo largo de los siglos. Jesús es la cabeza de la Iglesia, el Espíritu Santo es su alma, María es su madre. Esta mujer, que puso su vida entera a disposición de la obra redentora de su hijo, sigue preocupándose por cada uno de nosotros como madre universal de toda la humanidad.

Así cumple María el encargo que le dejó su Hijo poco antes de morir: "Mujer, ahí tienes a tu hijo". Su hijo era en aquel momento el discípulo amado. Todos somos ahora discípulos amados del Señor. A todos se nos dice en la persona de Juan: "Hijo, ahí tienes a tu madre" (Jn 19, 26-27). Por eso se puede decir que la Virgen María es madre de todos los seres humanos.

De María tenemos todos que aprender a ser también "maternales" con nuestros hermanos, sobre todo con nuestros hermanos necesitados. Dice el Concilio Vaticano II: "La Virgen fue en su vida ejemplo de ese amor maternal con que deben estar animados todos los que en la misión apostólica de la Iglesia cooperan a la regeneración de los hombres" (Lumen gentium, 65). Todos los bautizados participamos en la misión apostólica de la Iglesia; todos debemos cooperar a la regeneración, a la redención de los hombres, sobre todo de los que más la necesitan, los que sufren carencias y necesidades, los pobres. Y eso hay que hacerlo con "amor maternal", como lo hizo y lo sigue haciendo la Virgen María.

Para la revisión de vida

El trabajo de redención debe empezar por los que nos rodean en la familia, en el trabajo, en el vecindario…¿Hacemos algo por la "regeneración" en las cosas pequeñas de cada día, como lo hizo María en las bodas de Caná?".