Otras Imágenes

 

OTRAS IMÁGENES

El asalto anglo-holandés de 1596, destruiría el primer titular y desgraciadamente nada sabemos de la fecha de la incorporación de la segunda imagen, de la cual se tiene noticias que se trataba de un Cristo de los llamados de papelón y de origen indiano.

El Crucificado, a pesar de lo tosco de su hechura, tuvo gran devoción entre sus hermanos; pues no en balde, este antiguo Titular, tras ser reemplazado por la talla a la cual actualmente rendimos culto, (sustitución obligada de la imagen, debido al grave deterioro que le ocasionaron unas fuertes lluvias que lo sorprendieron en una de sus últimas salidas procesionales), hubo de reponerse al culto a pesar de su estado, ante las enérgicas protestas, elevadas por la mayoría de los hermanos de la Cofradía y devotos en general, que originó el dicho cambio.

Puede conocer más sobre la historia de esta Imagen y su posterior restauración y puesta en valor pinchando aquí

En los disturbios y saqueo al Convento e Iglesia del 11 de Mayo de 1931, se sacaron a la Plaza todas las imágenes de la Cofradía, en donde fueron quemadas, a excepción del Crucificado.

Las tallas de la Virgen de la Soledad, San Juan y la Magdalena, fueron pasto de las llamas. Debemos aclarar que la Hermandad solamente poseía una imagen de la Dolorosa, la Soledad, pues la que formaba parte del Calvario en el Paso del Crucificado, es una que se conserva en el Convento de las Descalzas, que la cedían para tal fin.

Se sabe que a principios del siglo XX (1905) y de forma ocasional, esta imagen estuvo cedida para ser expuesta junto al Cristo y salir en el Paso del Crucificado con San Juan y Santa María Magdalena.

En el año 1939, cuando la corporación pierde todas las imágenes (a excepción del Cristo) y enseres, sale acompañando al Señor en el mismo Paso una Dolorosa cedida para esa ocasión, que recibía culto en el Convento de los Capuchinos.

Al año siguiente, en 1940, la cofradía se reorganiza y comienza la reposición de los enseres perdidos. En esas fechas encarga las imágenes de la Dolorosa, San Juan Evangelista y Santa María Magdalena (1943) al escultor Miguel Laínez Capote.

Estas imágenes formaban grupo escultórico con el Crucificado, tanto en el Paso procesional como en el Altar durante todo el año. Fueron retiradas del culto hacia 1970 (tanto externo como interno) y se exponen actualmente en la Casa de Hermandad, vistiendo ricos ropajes bordados del siglo XIX, que lograron salvarse en los disturbios de 1931.

En 1944 se encarga la imagen de la Soledad al escultor Sebastián Santos Rojas, saliendo por primera vez en 1945 a los pies del Cristo en el mismo Paso .

En la década de los años sesenta la Cofradía entra en un período de inactividad o postración, que termina tras la reorganización de 1970, recuperando y superando a partir de estas fechas su pasado esplendor.

La cofradía conserva y tiene al culto una imagen anónima del Niño Jesús, que se venera en la predella del retablo de la Soledad.

JMSP

Compartir