Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

 
Despedida de los Niños
Vera-Cruz Cádiz

El pasado martes, 7 de agosto, se dio por concluído un año más el Programa de Acogida y Saneamiento Temporal de Niños y Jóvenes bielorrusos que lleva a cabo nuestra Hermandad, donde también participan la Comunidad Parroquial de San Lorenzo y la Asociación "Aguaores Blsncos".

Poco antes de las siete de la tarde, en la plaza de la Hispanidad, se fueron congregando familiares y amigos que querían despedir hasta el año próximo a los menores.

Así comenzaron de nuevo las emociones, abrazos y besos de despedida de unos niños que, una vez guardadas sus maletas, iban subiendo al autobus.

A las siete de la tarde, cerradas las puertas del autocar, y entre lágrimas, un espontáneo cartel con un "Os queremos" dedicados a sus familiares y allegados fue el punto de partida de un largo viaje hasta el Aeropuerto de Barajas, donde a las 6 a.m. saldría un vuelo que tras hacer escala en Roma, los transportaría definitivamente a la capital bielorrusa Minsk.

Atrás dejaron más de 45 días de convivencias, de juegos, de actividades, de revisiones médicas y sobre todo, de salubridad, que es en lo que principalmente consiste este Programa de Acogida.

Con esta edición son ya 11 años los que nuestra Hermandad trabaja este campo de la caridad, entre otros, trayendo a estos menores que viven en un ambiente todavía muy castigado por la explosión nuclear de la Central de Chernobyl.

Ahora comienza de nuevo una nueva cuenta atrás. Será para el mes de junio de 2013, cuando si Dios quiere, volvamos a ver la sonrisa de estos niños y jóvenes de ojos claros y cabellos rubios de nuevo en nuestro Cádiz.

Finalmente, no podemos concluir estas líneas sin expresar nuestro más sincero agradecimiento a todas las Familias de Acogida de nuestra Hermandad, de San Lorenzo y "Aguaores Blancos", sin cuya participación este hermoso Programa no hubiera sido posible; también a todas las instituciones, entidades, empresas y particulares que han colaborado desinteresadamente aportando en la misma su solidario granito de arena; a los Monitores y a todas aquellas personas que, de un modo u otro, han contribuido para que nuestros niños y jóvenes se hayan llevado de nuevo a su tierra toda la salud y el cariño que les hemos podido dar.

¡Buen viaje y... hasta el año que viene!.