Custodia de Ntro. Pdre. Jesús Nazareno

De entre todos los momento mágicos y para el recuerdo que nos dejó la celebración del 450º Aniversario Fundacional de la Hermandad, los actos y las visitas Jubilares, no podemos dejar de mencionar la que, por su importancia, su representación y su fuerza devocional, quedará sin duda grabada para siempre en el Libro de Oro de nuestra más de cuatro veces centenaria Hermandad.

Fue la última de las visitas Jubilares, el broche de oro. Decir Nazareno, es decir Cádiz. Decir Cádiz, es decir Santa María.

Los cofrades del Nazareno peregrinaron el 30 de septiembre de 2016 desde su arrabal hasta nuestro Convento de San Francisco, sede que vio nacer en sus inicios a la Hermandad nazarena, por lo que todavía adquiría esta visita un matiz más especial, máxime cuando la corporación del Barrio de Santa María conmemoraba el IV Centenario de la llegada de Jesús a su actual sede canónica.

La llegada a San Francisco se produjo en torno a las 10 de la noche, entrando el cortejo por la Puerta Santa, donde fue recibida por la Comunidad Franciscana y por la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Vera+Cruz. Con el Señor ya dentro del Templo, se inició el rezo del Ejercicio de las Cinco Llagas, con estaciones, entre otras, en las capillas de las Hermandades de Jesús Caído y Nazareno del Amor, cuyas Juntas de Gobierno también la recibieron.

Con la Marcha Real tocada al órgano por NHD José M. Caramés y una sobrecogedora petalada con los colores de la bandera nacional lanzada desde la cúpula de la Iglesia, Nuestro Padre Jesús Nazareno fue cuidadosamente situado en el Altar Mayor, justo delante del precioso altar efímero presidido por el Santísimo Cristo de la Vera-Cruz con San Francisco a sus pies.

Con el rezo de oraciones, la proclamación de discursos y la firma del Documento-Custodia de cesión temporal de la Imagen a la Comunidad Franciscana y a la Hermandad de la Vera+Cruz, además del estreno del Motete “IESUS” regalado por el Secretario de corporación crucera, NHD Juan Manuel Marrero Domínguez, terminó un acto primorosamente organizado por los anfitriones. Antes de concluir, hermanos de ambas Corporaciones se desplazaron al anexo claustro del Convento de San Francisco, donde el Padre José Luis Salido (q.e.p.d.), Guardián del Convento, y el Padre Balbino Reguera, Director Espiritual nazareno, descubrieron la placa encargada por la Hermandad para conmemorar esta visita extraordinaria y que allí fue fundada hace más de cuatro siglos. La Iglesia de San Francisco permaneció abierta hasta la 1 de la madrugada.

El Hermano Mayor de la Cofradía del Nazareno, D. José M. Verdulla Otero, firma el Documento-Custodia de la Imagen de Jesús a nuestra Hermandad

Documento-Custodia

 

A la mañana siguiente, Nuestro Padre Jesús Nazareno se encontró expuesto a la oración de los fieles en el Altar Mayor de la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios. Por esta razón, la Iglesia estará abierta a todas horas, estando previsto una serie de cultos a lo largo de toda la mañana.

Tras una intensa mañana en la que los Padres Franciscanos y nuestra Hermandad compartieron con los fieles el rezo de las Laudes, el Santo Rosario y la Coronilla de la Divina Misericordia, así como una Eucaristía ante las Imágenes del Nazareno y de nuestro Cristo de la Vera+Cruz, por la tarde tuvo lugar la Santa Misa que permitió a los asistentes ganar la Indulgencia Plenaria concedida por el Jubileo de nuestra Hermandad. Una Solemne Eucaristía a la que asistieron casi en pleno las Juntas de Gobierno de las dos Hermandades así como un numerosísimo grupo de hermanos de ambas Corporaciones y fieles en general. El acompañamiento musical corrió a cargo del organista NHD José Manuel Caramés Agrafojo y del cantaor de Santa María Juan Romero Carril con la guitarra de “El Niño de la Leo”.

Al final de la Santa Misa, ambas Cofradías compartieron regalos, destacando, por parte de nuestra Hermandad, el diploma acreditativo de la obtención del Jubileo, el cirio votivo que acompañó a Nuestra Señora de la Soledad el pasado Lunes Santo y que llevaba la Imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, en homenaje por el IV centenario de su llegada a Santa María, y el duplicado del Documento-Custodia de la Imagen por parte de nuestra Hermandad. Por su parte, el Hermano Mayor nazareno entregó un cuadro conmemorativo a la Comunidad Franciscana y una placa de recuerdo del IV Centenario a nuestra Cofradía de la Vera-Cruz.

Tras la visita a Nuestra Señora de la Soledad, siempre bellísima en el altar del Santísimo Cristo, el cortejo jubilar de la Cofradía se puso en marcha para iniciar el camino de retorno a Santa María. Como último regalo de nuestra Hermandad,, el Coro Virgen del Carmen despidió a Jesús cantándole la preciosa Saeta que compusiera Joan Manuel Serrat.

Así se puso fin a una visita jubilar que quedará toda la vida en nuestras retinas. El tiempo nos hará ser aún más conscientes de la importancia histórica y emocional de estos dos días en los que la Cofradía del Nazareno volvió a la Casa donde nació y donde empezó a dar testimonio público de fe en Jesús con la Cruz a Cuestas.

Y nuestra Hermandad tendrá el orgullo de decir, que durante poco más de 19 horas, la venerada y antigua Imagen de Jesús Nazareno, El Regidor de Cádiz, fue cedido para su veneración y custodia a nuestra Cofradía de la Vera+Cruz.

Compartir