Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com

 

a

Cádiz...

lugar donde comienza a dibujarse un perfil, una tierra, que vive del mar, o la mar de ella. Una entidad, una provincia con nombre propio, donde el arte se respira por cada rincón tras el paso de pueblos y culturas que la hicieron única. Siglos de historia de la que forma parte esta Hermandad, a la que hoy traigo un ramo de pinceladas, hechas oración, una historia hecha cartel, un aniversario, un eco de color.

Del abismo del negro más profundo que cada Semana Santa visten, al más blanco sudario que va impregnado de ruegos y gracias de sus hermanos. Paño de Pureza que envuelve a esta ciudad protegida a sus pies.

Dios envuelto en color, azules y verdes del mar del que nace un Emperador dormido vestigio de un Cádiz esplendoroso o que ya pasó en el tiempo. Un Cristo interminable, alargado, como un árbol gótico y seco por la muerte, donde su azulada encarnadura nos lleva a un rostro lleno de paz y serenidad.

Y el rojo de Su Pasión sentencia con letras a sangre su nombre, del que lo dio todo por nosotros, el de la VERA+CRUZ.

Es una pintura al óleo sobre tabla con unas medidas de 170 x 70 centímetros.

Nuria Barrera Bellido.